Analizan Reforma de Córdoba y la Escuela de Derecho

  • Viernes 12 de Octubre de 2018 | 11:55am

Redacción: Alvaro Carbajal periodista de la Unidad de Comunicaciones

Fotografías: Roberto Galindo

Oswaldo Feuiser maestro en Derecho Penal y catedrático universitario de la Universidad Centroamericana (UCA) ofreció la conferencia La Reforma de Córdoba y la Escuela de Derecho. La actividad tuvo lugar en la sala de conferencias del edificio Alejandro Dagoberto Marroquín el 11 de octubre de 2018.

                Feuiser realizó en breve análisis sobre los acontecimientos reformista que culminaron con el Manifiesto Liminar del 21 de junio de 1918, el impacto de la Reforma de Córdoba en la universidad pública, su influencia en el Mayo Francés de 1960, pero su énfasis lo trazó sobre el impacto en la escuela de derecho particularmente en la universidad salvadoreña.

                El académico dijo que la Reforma de Córdoba significó una transformación de la universidad clasista, elitista y conservadora a pasar a una universidad democrática y progresista, los jóvenes cordobeses exigieron una nueva forma de lo que hasta hoy se conoce y es el quehacer universitario.

                Feuiser describió los logros más sobresalientes de la Reforma de Córdoba, entre los que destacó: democratización de la educación superior, con ello se logró inclusión, gratuidad y cogobierno; autonomía universitaria y reforma de contenidos, orientación social y latinoamericanista; y constante proceso de selección del profesorado.

                El conferencista al entrar al análisis del ámbito penal o del derecho dijo que plantearía una percepción de lo que son las  escuelas de derecho y cómo se encuentran en la actualidad, al respecto aseveró que en la actualidad existen 400 abogados por cada 100 mil habitantes lo cual es una escuela de derecho masiva.

                Dijo que antes de 1988 eran menos de 2 mil abogados los autorizados, pero que comenzó a crecer desmedidamente a partir del año 2000 que aumentó a más de 7 mil abogados autorizados y para el año 2014 llegó a alcanzar los 26, 200 abogados en ejercicio.

                Feuiser sostiene que la oferta masiva ha tenido impacto y consecuencias en la profesión del derecho, entre las que mencionó: excesiva competencia profesional y abaratamiento del servicio profesional, mercado laboral saturado, y a mayor cantidad de estudiantes menor calidad de la educación.

                El profesor de derecho explica que es el área del derecho en la que menos desarrollo de investigaciones se realiza y como ejemplo citó El Informe de Educación Superior de Iberoamérica, Episodio El Salvador que por cada 1 mil estudiantes solo existe un investigador a tiempo completo, y son las Ciencias Sociales donde más se investiga con un 39% del universo de investigaciones.

                Agregó que la escuela de derecho en El Salvador está poco profesionalizada debido a que la investigación es una actividad de menor consideración y compromiso en la educación superior en la que la distribución  del tiempo de trabajo los investigadores apenas dedican 13% de la jornada de trabajo académico a la investigación.

                Feuiser analizó que en la escuela de derecho la metodología teórica discursiva es muy conservadoras en la que implementan una metodología de asimilación acrítica, de mucha teoría y de memorización de normas jurídicas, en la cual la dogmática jurídica ha sido la matriz teórica dominante en la mayor parte de escuelas de derecho en El Salvador.

                Explicó que la metodología que ha prevalecido es la teórico formalista que representa la falsa necesariedad del Derecho que degrada la actividad del jurista a la de mero autómata que lo incapacita a realizar un ejercicio profesional más activo y en ese sentido el formalismo se traduce en una metodología conservadora.

                Finalmente, Feuiser retomó un análisis de Ignacio Ellacuría del año 2001 que dice “en vez de esa concepción abstracta, ideologizada y ahistórica del derecho, en este caso de los derechos humanos, se propone enfocar el problema general del derecho y el particular de los derechos humanos, no solo desde la perspectiva del triunfo de la razón sobre la fuerza sino, más en concreto, desde la defensa del débil contra el fuerte”.

                Explicó la transformación que realizan desde una reforma del derecho penal crítico, transversal y comprometido en la que prevalece la dimensión social e histórica del derecho frente al Iusnaturalismo idealista y el iuspositivista formalista; la interdisciplinariedad, énfasis en lo político.

                La conferencia La Reforma de Córdoba y la Escuela de Derecho se desarrolló en el marco de las actividades que desarrolla el Decanato de la Facultad de Ciencias y Humanidades y el Comité Pro/memoria Histórica.