Ciencias y Humanidades conmemora intervención de 1972

  • Jueves 20 de Julio de 2017 | 12:01pm

Redacción: Alvaro Carbajal, periodista de la Unidad de Comunicaciones

“Este día 19 de julio conmemoramos 45 años de la intervención militar de 1972 contra nuestra Alma Máter a manos de la dictadura militar del General Arturo Armando Molina”, recordó el Lic. José Vicente Cuchillas Melara decano, en la sala de conferencias del Edificio Dagoberto Alejandro Marroquín. Al evento fue invitado como conferencista José Roberto Cañas, excomandante del FMLN y firmante de los Acuerdos de Paz.

                 El Decano en sus palabras de apertura  analizó que esa intervención militar sea quizás una de las que más daño causó a la Universidad de el Salvador (UES), porque se truncó de manera violenta el desarrollo científico/académico impulsada por la más grande reforma universitaria llevada a cabo en los años sesenta por el Dr. Fabio Castillo Figueroa.

                Cuchillas Melara agregó que lo menos que se puede hacer es conmemorar el suceso con proyección, porque recordar por el simple hecho de hacerlo con nostalgia no sirve de nada, pero para proyectarse en eso se constituye un gran valor.

                Roberto Cañas el panelista invitado explicó al inicio que la actividad debía ser un conversatorio y su participación fue en tres sentido: La necesidad del sentido histórico del suceso, el contexto y los antecedentes de la intervención militar de 1972, y el impacto de cómo quedó la UES.

                Cañas sostuvo que es fundamental reflexionar sobre los hechos históricos ya que el pueblo que no conoce su historia está condenado a repetirla y no se puede comprender el presente y en ese sentido no se puede proyectar al futuro, sólo así se puede tener un sentido de identidad y pertenencia.

                El excomandante guerrillero analizó en contexto en que se dieron los hechos de la intervención militar del 19 de julio de 1972: La revolución cubana de 1959 tuvo su influencia en los movimientos progresistas de América Latina (AL); surgen los movimientos guerrilleros en AL; el triunfo de la revolución en Nicaragua y Vietnam.

Agregó que en nuestro país la intervención se dio después del primer Rectorado de Fabio Castillo Figueroa y la Lucha del Magisterio a través de Andes 21 de Junio y además para la fecha la UES siempre tuvo un protagonismo a través de la Proyección Social con las clases más necesitadas, en los años 70 nacen las Fuerzas Populares de Liberación (FPL).

Cañas sostuvo que la UES se constituía en el principal nicho de reclutamiento del movimiento guerrillero a través del movimiento estudiantil, pero florecía la academia a través de la más grande reforma académica que impulsó Fabio Castillo Figueroa, preguntó qué caracterizó la Reforma Universitaria: La idea era democratizar la educación superior; impulsó el sistema bibliotecario, impulsó la creación de los centros regionales, ahora Facultades Multidisciplinarias; florecía la calidad académica.

Recordó que es entonces que la derecha salvadoreña ve todo el foco de rebeldía en la UES y la Corte Suprema de Justicia ordena a la Asamblea Legislativa  que intervengan la Universidad y es así como comienza la destrucción de todo el patrimonio universitario.

Cañas concluyó su disertación con un análisis del impacto de la intervención: “en las afueras del campus los Guardias vendían máquinas de escribir, microscopios y otros instrumentos para el desarrollo de la ciencia”.

Las autoridades universitarias fueron exiliadas a Costa Rica, el Firmante de los Acuerdos de Paz recordó que la intervención militar se constituye en un daño irreparable y posterior se dio el estrangulamiento presupuestario al Alma Máter para no permitir su desarrollo.

Cañas reflexionó que la UES tiene el enorme desafío de replantear la forma de hacer docencia: ”la Universidad no se puede quedar con la modalidad presencial se debe hacer una revolución  en la forma de hacer aprendizaje, semipresencial y virtual y hacer investigación orientada a contribuir a solucionar los grandes problemas del país”, concluyó.         

                La actividad se organizó desde el Decanato en conjunto con el Comité Pro-rescate de la Memoria Histórica que integran la Asociación de Académicos de la UES (ASAUES), Sindicato de Trabajadores de la UES (SITRAUES) y la Concertación para la Participación Universitaria (CPU).