Estudian trabajo intelectual de Roque Dalton

  • Viernes 18 de Mayo de 2018 | 12:21pm

Redacción: Alvaro Carbajal periodista de la Unidad de Comunicaciones

Fotografía: Roberto Galindo

James Iffland, es un investigador y autoridad en estudios de la obra de Roque Dalton García, es coordinador de Voces Hispánicas del Departamento de Estudios Romances en la Universidad de Boston. Participó junto a Luis Melgar Brizuela y Carlos Paz Manzano, en un conversatorio para analizar la vida y obra de Roque Dalton. La actividad tuvo lugar en el auditórium del Instituto de Historia y Antropología de la Universidad de El Salvador (UES) el 16 de mayo de 2018.

                Iffland en su conferencia aseguró que para comprender a Roque Dalton hay que estudiar toda su obra: poesía, testimonio, su novela, sus escritos políticos, su teoría revolucionaria, su teoría político-militar, muchos de los cuales se escribieron desde la clandestinidad; explica que muchos por motivos prácticos tienden a fragmentar su obra y casi nadie habla del Roque teórico revolucionario.

                Sostiene que los escritos de Roque sobre el manual de práctica guerrillera basado en la experiencia de Vietnam, hay que conocer ambos contexto para tener comprensión del perfil total de Dalton.

                El escritor norteamericano piensa que en la actualidad hay una lucha por el legado de Roque Dalton “es un capital cultural que hay ahí, hay una lucha por apoderarse de ese capital y están los que quieren un Roque para la academia y los que están tratando de poner en primera plana un Roque para la calle acerca de las luchas políticas que se están librando en este país y en mi país (EE.UU)”.

                Agregó que desde la época de posguerra ha habido un intento de apoderarse del legado de Roque con una finalidad, a veces consciente, de politizar la figura de Roque, era es un robusto escritor y sus dos especialidades son Cervantes y Quevedo; Iffland explica que para él Roque se encontraba a la altura de esos dos grandes escritores: Roque en el dominio de la lengua es un escritor increíble.

                Para Iffland que todo escritor hace bien al estudiar la dimensión estética de su obra y para ejemplo citó el libro del Dr. Paz Manzano y sostiene que es un estudio muy fino y valioso, igual el estudio del Dr. Melgar Brizuela, sobre la poesía de Roque.

                Insistió que él (Iffland) define a Roque como un revolucionario que también escribía, y piensa que si Roque estuviera vivo, “le gustaría que estuviéramos hablando de él como la gran figura literaria que es y estaría mucho más contento si estuviéramos hablando de El Salvador después de una exitosa revolución socialista comunista: A Roque le interesaba mucho más su legado político, él quería ver la revolución y puso su obra al servicio de esa causa”.

                Para Iffland decir lo anterior en un momento político desdibujado, cuando parece que el gran capital ha ganado y que los grandes proyectos de izquierda han fracasado donde tenemos que replegarnos hacia un cinismo, un desdén, ironizar y poder burlarnos de esos sueños que tenían estos ilusos y pobrecitos, esos es muy fácil y además  rentable, porque esos es lo que quieren los grandes intereses, que no vean un camino, excepto por el camino neoliberal.

                ironizó “lo único en lo que hay que pensar es en comprar un coche más grande, bueno primero en comprar un coche, luego un coche más grande y un televisor más grande eso es lo que quieren, que se olviden de los sueños”, en ese sentido existe la tendencia de acercarse al Roque de su lado político como una especie de un vestigio arqueológico, incluso hay muchos que prefieren ver a Roque como el poeta bohemio “el bebedor, porque bebió mucho, el mujeriego”.

                Iffland piensa que el Roque para la academia, toda la chismografía sobre la vida de Roque eso es perder más; hablar de Un libro rojo para Lenin eso es la piedra angular de todo el proyecto político y poético, pero para muchos eso no es rentable es mucho más rentable hablar del poeta bohemio que por despiste se metió a la lucha armada.

                Cuestionó que de esa tendencia el escritor más destacado es Rafael Lara Martínez que prefiere presentarnos a ese Roque el bohemio y está la otra tendencia de criticar la “obra que yo estudio Un libro rojo para Lenin y los poemas clandestinos porque… a eso ya es propaganda y eso es donde Roque dio un bajón, eso desde cierta perspectiva es cierto”.

                Piensa que a Roque eso le daría igual la crítica estética de esa obra y de Los poemas clandestinos porque veía esas obras como instrumentos de la lucha revolucionaria, él quería hacer poesía lo que le importaba más en Los poemas clandestinos él habla más de las consignas, estaba encargado de agitación y propaganda, lo que apuntabas en las paredes esa era la poesía.

                Iffland volvió al tema pendiente con Rafael Lara Martínez sobre el Libro rojo para Lenin y dijo que cuando todavía se comunicaba con él (Lara Martínez) y le afirmó que eso era un menjurje que le hicieron ahí en Nicaragua y que no era de Roque Dalton y él estaba encargado de publicar toda la obra de Roque… creo que en el 2006 ya había salido el primer tomo.

                Por lo anterior Iffland en su afán de rescatar la poesía de Roque Dalton fui a la casa de los Dalton a mirar los archivos que ellos tienen ahí, “entonces me encontré con Un libro Rojo para Lenin, pero no la versión publicada si no un manuscrito… entonces empecé a cotejar y en efecto lo que tenían ahí era la versión publicada”.

                Explicó que igualmente entrevistó a Aida Cañas, la viuda de Dalton, en el 2006 le entrevisté y pregunté sobre El Libro rojo, y en efecto refirió al momento que vivía Roque en Cuba y le dijo que ese libro no lo podía publicar en Cuba y le dijo este libro no lo puedo publicar aquí (Cuba), escoge tú el momento para  publicarlo, entonces ella esperó  el triunfo de la Revolución Sandinista para publicarlo.         

                Entonces, Iffland vuelve con Lara Martínez y le sugiere que en los archivos de la familia de Roque están los manuscritos de Un libro Rojo para Lenin y entonces me responde entonces hay que incluirlos en La poesía completa de Roque Dalton… no sé si es por mí, pero eso fue un despiste de Lara Martínez, si no se hubiera incluido Un libro Rojo para Lenin hubieran salido   Las poesía completas tergiversadas, porque esto es como digo la piedra angular.

                El escritor finalmente sugirió que la mejor forma de mantener vivo a Roque Dalton García es estudiando la obra, no tratando de encontrar a los autores materiales de su muerte: creo que con eso mataríamos a Roque, puntualizó Iffland.