Formadores participan en foro sobre entornos protectores de la niñez

  • Viernes 05 de Abril de 2019 | 10:31am

Redacción: Alvaro Carbajal periodista de la Unidad de Comunicaciones

Fotografías: Roberto Galindo

En el segundo día del 8° Encuentro Mesoamericano y 14° Encuentro Nacional de Educación Inicial y Preescolar se desarrolló el Panel Foro: La garantía de entornos protectores desde las acciones salud, educación y protección. La actividad se desarrolló el 4 de abril de 2019 en el Teatro Universitario.

                Los panelistas invitados fueron: la Dra. Lilian Sorto de Benavides, de la Dirección Nacional de Primera Infancia del MINED; Dr. Juan Alberto Morales, referente nacional de primera infancia del Ministerio de Salud; y, el Lic. Víctor Serrano, representante del Instituto Salvadoreño de la Niñez y la Adolescencia (ISNA), todos desde su experiencia profesional desarrollaron el panel foro.  

                La Dra. Lilian Sorto de Benavides, quien se refirió a los entornos protectores desde el enfoque de la Educación, partió del enunciado que la neurociencia y la neuroeducación marcan y transforman la manera de mirar a los niños y las niñas, en ese contexto también existe una revolución científica y tecnológica que ha impactado la vida.

                Sostiene que a pesar de lo anterior, la globalización, la crisis, la pobreza y la inseguridad siguen impactando las comunidades, en ese marco se plantean ciertos desafíos, el surgimiento de una nueva matriz científica, el apogeo del pensamiento complejo y sistémico como una necesidad de la educación, existen trastornos en la comunicación.

                Explica que se plantea un nuevo escenario en particular, en lo social, regional y mundial, sociedades enfrentadas, culturas pobres y aperturas de nuevas formas para aprender.

                Sorto de Benavides plantea que existen culturas espiritualmente pobres que le caracteriza el materialismo, la eficacia, la competitividad, el consumismo, la alienación, la exclusión y la carencia de significados y compromisos con la vida, y explicó que el ser humano deberá ser objeto central de la educación, para lo cual citó a María Montessori: el ser humano está hecho a mano.

                Sostiene que el enfoque que desarrollan en el MINED se fundamenta en saber cómo son los niños y las niñas, como se constituyen y como se generan esos procesos de desarrollo de manera integral que generen procesos de transformación para construir espacios para que los niños puedan ser felices y puedan convertirse en ciudadanos que aportan a la sociedad.

                La representante del MINED concluyó que hay que vivir el presente con intensidad, buscar en el pasado solo para traer buenos recuerdos así se aporta al futuro, así se le da autoría con sentido a la vida y aporta para lograr un mundo mejor; sugiere que la inteligencia es poner a las emociones a trabajar para la niñez y no en su contra: solo hay que pedir a cada uno, lo que cada uno puede dar.

                Por su parte, el Dr. Juan Antonio Morales, representante del MINSAL, planteó cual es el papel del Ministerio para que los entornos seguros a favor de la niñez funciones, en el trabajo diario que desarrollan como institución en el país.

                Afirmó que partieron de una política nacional de país que contiene diez ejes de trabajo con la misión de garantizar un derecho humano fundamental como lo es la salud física y psicológica a través del trabajo intersectorial, estableciendo alianzas con la sociedad civil, promoviendo la prevención, promoción, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación con enfoque de individuo, familia y comunidad.

                Morales explicó que antes de la reforma de salud existía apenas una cobertura de un 40%, desabastecimiento de medicamentos, vacunas e insumos médicos; grandes limitaciones de recursos humanos e infraestructura sanitaria; excesivo predominio del modelo curativo y poca participación social en el sistema de salud.

                Dijo que después de la reforma de salud aumentó la cobertura y que proyectan que para el 2030 reducir la tasa de mortalidad neonatal a doce por cada mil niños nacidos vivos; también reducir la mortalidad de niños menores de cinco años a 25 por cada mil nacidos vivos.

                Con relación a la primera infancia, afirmó que se realizó un lineamiento que va en concordancia con la estrategia nacional y que considera que la primera infancia es el periodo comprendido desde la gestación hasta cumplir los nueve años.

                En ese marco, mostró estadísticas y que acciones desarrollaron en el año 2018 que beneficiaron a infantes de la primera infancia en lactancia materna exclusiva, y controles de crecimiento y desarrollo a niños entre los cinco y nueve años.

Morales planteó algunos desafíos como es que las adolescentes no tienen que estar embarazándose, porque impacta negativamente a que los niños del futuro tengan un desarrollo adecuado, a pesar de ello en un periodo del 2015 al 2018 la reducción de embarazos ha sido significativa, de 24,949, adolescentes embarazadas en el 2015, ya en el 2018 se redujo a 17,191.

                Morales planteó cuales son las estrategias en el componente de la niñez: centros recolectores y bancos de leche y señaló las acciones encaminadas a mejorar los entornos protectores: búsqueda activa del personal de salud comunitaria de la madre y del recién nacido, inscripción precoz, consejería sobre signos de alarma y estimulación temprana del recién nacido y promoción de la lactancia materna.

                Dijo que hay desafíos para mejorar los entornos protectores, los cuales son: transporte adecuado del paciente crítico, programa de reanimación neonatal, programa canguro, programa para el seguimiento de niños prematuros con peso menor a 2 mil gramos, realizar el tamizaje auditivo antes del alta, seguimiento por pediatra en primer nivel de atención, intervención y estimulación temprana por fisioterapia.

                Por su parte, el Lic. Víctor Serrano compartió la experiencia del ISNA con relación a la primera infancia; explicó que el programa tiene seis componentes: nutrición, salud, recreación, estimulación al desarrollo, educación, y recreación y cultura.

                Además, dijo que el trabajo se desarrolla con base a ejes transversales: enfoque de derechos, enfoque de género, enfoque de participación, inclusión y protagonismo, y, fortalecimiento familiar. Además, los niños tienen sus derechos protegidos con base a componentes del programa: supervisión y crecimiento integral, protección, desarrollo y participación.

                Serrano sostiene que ha habido avances en la atención a la primera infancia: el ISNA prioriza la atención a los niños de 0 a 3 años en los centros de desarrollo infantil; empoderamiento en la gestión y la administración de entidades subvencionadas;    y formación continua al personal de educadoras; actualización del perfil del educador y ajuste salarial a los educadores.

                Finalmente, el representante del ISNA destacó un aporte con relación al fenómeno de violencia que se vive en el país, con la instalación de un Centro de Atención a la Niñez, en un municipio de Usulután, tuvieron que negociar con la pandilla que dominaba la zona para poder atender a los niños.