Historia celebra 17 años de fundación

  • Miércoles 24 de Octubre de 2018 | 03:46pm

Redacción: Alvaro Carbajal periodista de la Unidad de Comunicaciones

Fotografías: Roberto Galindo

Docentes y estudiantes de la Escuela de Ciencias Sociales iniciaron las actividades conmemorativas del XVII aniversario de creación de la Licenciatura en Historia con el conversatorio “Violencia en El Salvador desde la perspectiva histórica”, en la actividad participaron como panelistas: la Dra. Patricia Alvarenga de la UNA y los Maestros Luis Rubén González y José Alfredo Ramírez de la UES.

                El análisis de los panelistas se desarrolló sobre la violencia en el país de diferentes momentos históricos, lugares y motivaciones que cada investigador tuvo para desarrollar sus proyectos y las técnicas de investigación utilizaron para su implementación.

                Patricia Alvarenga presentó datos de un libro de su autoría sobre la violencia, producto del conflicto armado en El Salvador y fue publicado en 1996; mientras que Rubén González desarrolló su investigación sobre La Violencia colectiva en las revueltas de San Miguel en octubre de 1930 y publicado en el año 2015; por su parte José Alfredo Rodríguez su trabajo fue titulado Violencia visual como factores de la guerra civil salvadoreña, publicado recientemente en la revista de Humanidades y Ciencias Sociales.

                Alvarenga dijo que su trabajo de investigación denominado Cultura y ética de la violencia fue publicado en 1996 y reeditado en el año 2004, sostiene que su investigación la inició a finales de los años 80 durante sus estudios en Wisconsin, Madinson y su principal motivación fue su arraigo y lazos familiares en El Salvador.

                Sus interrogantes acerca del mundo social alrededor del conflicto en El Salvador y eso le generaba un gran interés por conocer más a fondo la forma en que se construye la sociedad, las organizaciones represivas como ORDEN, las formas de resistencia y de adaptación del mundo subalterno, por un lado el pueblo y por el otro la derecha y sus aparato represivo.

                Por su parte, Rubén González explicó que la motivación de su investigación tiene inquietudes de distinta índole, inicialmente nació como un proyecto colectivo en la que se intentaba hacer otras aproximaciones a la conflictividad, la violencia, pero en la investigación específica se daba un cruce de inquietudes sobre la revuelta de San Miguel, del contexto inmediato que remite a la situación de violencia social que se vivía en ese momento.

                Sostuvo que las preguntas que surgieron cómo se podía aportar a la comprensión de ese fenómeno, cómo posicionarlo críticamente ante los discursos de la violencia ante la opinión pública, del amarillismo y las preguntas de intereses del proceso histórico, los movimientos sociales, la acción colectiva y existían pocas respuestas de lo  que había sucedido en esa época en San Miguel generando un debate historiográfico al respecto.  

                En ese orden, Alfredo Ramírez dijo que tuvo la oportunidad de visitar el archivo militar que posee información desde 1919 y aclaró que no hay cosa más frustrante para un historiador que visitar un archivo y no poder consultarlo ver las miles de cajas con información y no te dan permiso para consultarlo.

                Ramírez dijo que por ello en su trabajo de grado se planteó estudiar a las derechas para conocer que pasaba dentro de ellas que habían sido muy poco investigadas y que mucho de lo que se conoce es por testimonio oral de cuáles eran los excesos de la violencia que la derecha cometía, a partir de eso se preguntaba por ORDEN, los escuadrones de la muerte, cómo estaban vinculados a procesos de reforma como las transformaciones en las décadas de los años 60 y 70.

                El historiador explica que a sus manos llegaron libros de EE. UU.  en los que se publican fotografía del conflicto en El Salvador, y le inquietó que esos libros no se conocían en el país; uno de los libros su título es  Trabajo de 30 fotógrafos, son trabajos de fotoperiodista de los años 79, 80, 81, 82 que retrataban lo que veía en aquel momento.

                A partir de lo anterior, Ramírez explicó que en El  Salvador la derecha sostiene que las cosas no han pasado y eso es bastante peligroso, porque más allá del olvido, también hay negaciones las cuales son peligrosas porque son intencionales, entonces la derecha dice, nosotros no matamos a nadie, no abusamos de nadie, nosotros no violamos derechos humanos,  entonces dice Ramírez su artículo lo que dice, miren ahí están las fotos.      

                Las fotografías muestran, los asesinatos, los desmembrados, los descuartizados, los soldados luciéndose con los cadáveres y dicen que no son, entonces el objetivo del artículo es ya que no se puede acceder al archivo militar, aquí están las fotos publicadas de lo que sucedió, lo interesante inicia ahí, como trabajarlo, porque las fotos son evidencias pero que hay que tratar con mucho cuidado cómo presentarlas al público, porque son imágenes que pueden deshumanizar una sociedad, explicó que esa violencia no debe volver a suceder pero tampoco debe olvidarse    

                Los panelistas explicaron que herramientas metodológicas utilizaron para el desarrollo de sus investigaciones; al respecto Patricia Alvarenga dijo que su tesis explica los procesos de relación de la gente del campo con las estructuras represivas y terminar con la dicotomía de víctima/victimario, una situación que le ha hecho mucho daño a la historia.

                Agregó que el historiador debe ser capaz de “olfatear” por dónde van esas dinámicas y ubicarse en esas realidades y sostiene que en su libro reflexiona sobre el concepto de ética y cuando recién salido su libro hubo un profesor de filosofía le increpó su concepción sobre la ética la cual era “intocable”, Alvarenga sostiene que en la actualidad la ética es un concepto muy rico que se construye a partir de las dinámicas sociales e identitarias de los diferentes grupos sociales y las formas de resistencia y de imposición del poder, considere que ese es un aporte de su libro.

                 La escritora dijo que en su libro plantea dar seguimiento a las comunidades indígenas, sus estrategias políticas y adaptación al mundo social en el cual vivían y que ella lo explora en el trabajo sobre la vida roja pero también en todas las formas de resistencia que experimentaban los indígenas que representan una fuerza colectiva y que no encuentras en el mundo ladino.

                Al respecto, Rubén González explicó durante la investigación encontró en San Miguel fue una revuelta apenas mencionada por un par de libros como un asunto menor, en el cual no había mucha historiografía acerca de las dinámicas de movilización social, conflicto local o de mayor alcance regional en el centro occidente pero todo indicaba que no pasaba nada.

                Agregó que los hallazgos de cuantiosas fuentes de un juicio que estuvo viciado que había beneficiado a una familia “potentada” ante lo que había reaccionado  la  población de la localidad de San Miguel liberando al preso y atacando los bienes de su familia, a partir de eso González buscó como ver esa trama, y para ello le resultó muy útil la reflexión y conceptualización del juego de escalas de  Joan Levi.

                González aborda en su investigación los usos de la violencia, de algo que ha aparecido en la historia y ha tenido determinados usos estratégicos, para ello utilizó literatura de movimientos sociales, de acción colectiva, la violencia es uno de los recursos a los que un grupo puede recurrir, pero también analiza momentos de ruptura, procura en su investigación realizar un juego entre la normalidad y lo extraordinario, entre lo local y procesos extraordinarios para analizar el fenómeno.

                En su turno, Alfredo Ramírez razonó que es difícil trabajar fotografía como fuente primaria, porque en sí la foto cuenta que pasó, el tiempo, dice que le sirvió mucho un libro Cámara lúcida de Roland Barthes para leer la fotografía, y explica que muchas fotografías tienen un punto, que Barthez llama Puntun que es un espacio donde el ojo se dirige de inmediato.

                Como ejemplo citó una fotografía de la gente que se reúne en la Plaza Barrios durante el entierro de Monseñor Romero, donde no cabía ni una persona más y que fue reprimida por el Estado y la gente corrió hacia adentro de la Catedral para salvarse; agregó que hay en su artículo una fotografía en la que aparecen un niño y una niña de unos 12 y 13 años levantando la mano.

                Describe que en la fotografía es tomada desde arriba y lo que sobresale –el puntun- son las manos, a partir de eso se puede explicar que los niños piden que alguien les ayude para pasar por encima de la gente y poder entrar a catedral, sostiene que esa foto le impactó mucho y le gustó porque no refleja ningún tipo de violencia sino es una llamada de auxilio.

                Dijo que la interpretación puede ser muy subjetiva, pero lo que dice la foto es ayuda desde el pueblo desarmado que se vio involucrado en un conflicto armado; agregó otro ejemplo de una fotografía de tres guardias que aparecen en la parte trasera de un camión pero que abajo se ven apiladas alrededor de 15 gentes y sólo se ven los zapatos de ellos, y me preguntaron si esas personas estaban vivas o muertas, no lo puede responder, lo que puedo decir es que esa gente jamás volvieron a aparecer.

                Ramírez explica que en la lectura de una fotografía se da una reflexión metodológica que se pueden realizar diferentes lecturas a partir de las vestimentas, qué momento de la historia se está viendo, además a qué sector pertenece, la actitud de los actores históricos, en resumen una fotografía dice mucho pero depende de la capacidad que tenga en historiador de leer ese lenguaje no escrito sin llegar a meter la subjetividad.

                Concluye que el conflicto armado fue de pobres contra pobres, de ricos contra ricos, de élites contra élites, metodológicamente cómo explicar que una persona que no es burgués asuma los intereses de la burguesía aunque pertenezca a los sectores populares, cómo entenderlo, qué significa y cómo lo explicamos, dijo Ramírez.