La lucha de Romero con el pueblo pobre

  • Lunes 16 de Julio de 2018 | 09:39am

La Facultad de Ciencias y Humanidades realizó la tercera sesión de la cátedra abierta Monseñor Romero, pastor libertador, a través del panel foro denominado: Monseñor Romero y Los Movimientos Sociales.

Las ponencias fueron desarrolladas por el Padre Tilo Sánchez, representante del Movimiento Nacional contra Proyectos de Muerte (MNCPM) y la Licda. Margarita Posada, dirigente del Foro Nacional de Salud

La Licda. Margarita Posada, inició su participación recordando al intelectual italiano Antonio Gramsci, quien manifestó que el poder hegemónico se ejerce por la cohesión y no por la coerción, hacer que la gente piense como ellos quieren y para ello utilizan tres grandes instrumentos, la educación, medios de comunicación y la religión. “Sin embargo, hay alternativas en los mismos instrumentos, como medios de comunicación alternativos o las iglesias liberadoras”, agregó.  

Dijo que para hablar de Monseñor Romero es importante contextualizar el papel de la iglesia como el concilio de Medellín de 1968, que dio inicio a la opción preferencial por los pobres y el manejo del concepto de liberación. A partir de ahí, la iglesia en El Salvador comenzó a trabajar con el campesinado y dio paso al movimiento revolucionario del país.

“La primera organización política – militar, tenía a su base todo el trabajo campesino que había realizado la iglesia, todas las organizaciones no hubiesen sido posibles sin el trabajo de la iglesia liberadora”.

Indicó que, a través del concilio de puebla en 1979, se asume la opción preferencial por los pobres, la iglesia en América Latina adquiere un compromiso con las mayorías excluidas.

El hecho de ser catequista era una amenaza de muerte, grandes listas de sacerdotes y catequistas fueron asesinados.

Agregó que Monseñor Romero en las exequias del padre Rutilio Grande, se refirió al papel de la iglesia en su lucha universal por la liberación de tanta miseria y como mandato de Pablo VI.

Posada aseguró queRomero realizó un discurso revolucionario, comprometido con el pueblo y con la historia

Indicó que existe el reto de promover y profundizar el pensamiento de Romero en la doctrina social y preferencia por los pobres y derrotar el conformismo.

Margarita manifestó que la juventud debe asumir su papel histórico, establecer agenda de lucha política.  

El opio del pueblo

“La religión es el opio del pueblo, lo que no es opio del pueblo es la fe, pero a nosotros nos han confundido religión con fe, hay muchos que tienen demasiada religiosidad, pero no tienen una pizca de fe”, dijo el padre Tilo Sánchez, representante del Movimiento Nacional contra Proyectos de Muerte (MNCPM), al principio de su ponencia.

Sánchez presentó a un Romero humano, que predicaba por que   los cambios no fueran violentos, pero sí seguros, “Romero es el iceberg de los pobres, un combatiente de la humanidad”, agregó.

El padre Tilo contó anécdotas de la vida de monseñor Romero, recordó la vez que le acompañó a la vela de un catequista asesinado “mataron a un campesino catequista por su discurso de su liberación, de compartir, cómo es posible que un hombre analfabeta, santo, haya sido asesinado de esa manera”, fueron las palabras de Romero.