Morazán y Martí, pensamientos de integración latinoamericana

  • Lunes 27 de Noviembre de 2017 | 04:01pm

Redacción y fotografía: Alvaro Carbajal periodista de la Unidad de comunicaciones

El Dr. Adalberto Santana Hernández ofreció la conferencia magistral Francisco Morazán y José Martí: el pensamiento de la integración latinoamericana, ofrecida en el marco de la inauguración del Décimo Quinto Encuentro Internacional de Cátedras Martianas.

                Santana Hernández partió de los datos biográficos de Morazán y Martí, la relación entre José Martí y el paralelismo con Francisco Morazán pero puso principal énfasis en el ideario del prócer centroamericano y su relevancia para el pensamiento del prócer cubano y concluyó su ponencia  con un análisis sobre la trascendencia del pensamiento de ambos próceres para la integración latinoamericana particularmente en la actualidad.

                 La vida de Morazán transcurrió de 1792 a 1842, a 175 años de su fallecimiento y a 221 años de su nacimiento; José Martí nace en el año de 1853 y muere en 1895, cuando nace Martí ya había muerto Francisco Morazán, así afirmó que esos dos grandes héroes latinoamericanos en especial por sus paralelismos históricos y la trascendencias de sus obras son un referente esencial para el anhelo del proyecto de integración de Latinoamérica sobre todo a la luz de los elementos que emergen en las últimas décadas donde el ideario de Morazán y Martí prevalecen como premisas fundamentales de proyectos integracionista de la región centroamericana.

                Explicó que Morazán nace en el contexto de la colonización española, la región centroamericana era parte del imperio español, de la capitanía general de Guatemala que abarcaba los siete países de Centro América, desde Chiapas hasta Panamá que junto a Cuba y Filipinas eran parte del Birreinato de la Nueva España, ese término nos aclara el ideal del centralismo español.

                Morazán nace el 3 de octubre de 1792, quien fue protagonista en el proceso de independencia de la región, ya lograda la independencia fue Morazán quien busca la integración centroamericana y fue posteriormente José Martí que vivió en Centroamérica, particularmente en Guatemala, quien afirmó que Morazán fue “Un genio poderoso, un estratega, un orador y un estadista, el único que haya producida la América Central de aquella época”, por supuesto que no habían nacido ni Sandino, ni Farabundo Martí o Monseñor Romero.

                Morazán por su espíritu social se ubica en sectores que estaban ligados a la minería y el comercio, su abuelo era un caudillo centroamericano Juan Bautista Morazán de origen italiano; la formación del joven Morazán estaban condicionadas por las características marginales de Centro  América (CA) del imperio español, de hecho el único centro de estudios estaba ubicado en Guatemala que era la Universidad de San Carlos a la cual no tuvo acceso Morazán, pero sí algunos de sus familiares que le trasmitieron algunos conocimientos como Dionicio Herrera por quien aprende hablar francés.

                Santana Hernández dijo que tiempo después a la independencia de CA se vivió un periodo convulsionado entre 1822 y 1823,  la Asamblea Nacional Constituyente decreta que los antiguos territorios del reino de Guatemala a excepción de Chiapas se conviertan en territorios libres y soberanos de México, España y cualquier otra potencia tanto del viejo como del nuevo mundo, es decir en el periodo del 1 de julio de 1823 nace Centro América como unidad política en ese contexto aparece Morazán que va a figurar en el escenario político esforzándose por sostener la independencia, así cuando Guatemala declaró la emancipación de la Región, Morazán fue consultado para formar las condiciones de aquel histórico congreso de encargarse a dictaminar cuáles serían los estados reconocidos como miembros de nueva federación centroamericana que duró hasta 1839.

                Prosiguió, fue así como Morazán buscó la unión y la integración de los países del istmo lo cual es parte de su ideario la integración de CA lo cual hasta nuestros días no se ha logrado integrar, esto es muy importante analizar porque de todas las regiones del mundo no tienen la fortaleza cultural, política e histórica que tiene la región latinoamericana, lo que llamó José Martí “Nuestra América”.

                Agregó que en Europa hablan distintas lenguas, distintas historias y culturas vean ahora a los catalanes que quieren separarse de España, los catalanes son distintos su identidad cultural, histórica y lingüística, sin embargo América Latina (AL) tiene historias y lenguas compartidas y cultura semejante y es la región más fragmentada del mundo cuanto tiene las condiciones para ser la región más unida del mundo y eso le daría fuerza, pero detrás de eso están las grandes potencias que los han mantenido desunidos a lo largo de la historia.

                Sostiene que en eso radica la importancia de Morazán y Martí que ven a la región que hay que darle ese proceso de integración; fue en 1829 que Francisco Morazán quedó electo presidente de Honduras y un año y medio después asume la presidencia de la República Federal Centroamericana, que se enfrenta a la dificultad que CA no tenía una capital independiente de los Estados miembros, donde el poder federal no tenía una influencia sobre los estados.

                En la época de Morazán se hacen una serie de medidas revolucionarias va establecer la libertad de culto, la libertad de imprenta que no se permitían en la época colonial, sin duda estos hechos lo llevaron a enfrentarse con sectores aristocráticos, lo que va ser más tarde la oligarquía, el clero recalcitrante conservador que poseían las cúpulas.

                Santana Hernández  explicó el papel que jugó el imperio emergente de la corona británica en el saqueo de maderas preciosas de CA; Morazán impulsó otras ideas reformistas en el campo de la educación, en el campo judicial, promovió el matrimonio civil y el divorcio, medidas que afectaron a los intereses conservadores y las instituciones heredadas de la época colonial, es decir impulsó ese liberalismo social en América Central mucho antes que otros países de AL.

Analizó que las reformas liberales fueron una vanguardia para la época que procuraban fomentar las condiciones favorables para el desarrollo capitalista, sin embargo el nivel alcanzado por las escazas fuerzas productivas de la colonia obstaculizaron que se desarrollara con éxito y se agravó con el resquebrajamiento de la unidad del Partido Liberal.  

En 1837 el levantamiento de grupos conservadores antirrevolucionarios en Guatemala encabezado por un exsoldado Rafael Carrera logró aglutinar unos 10 mil efectivos, que se sumaron a los grupos conservadores en Antigua Guatemala y tomaron la ciudad de Guatemala el 2 de febrero de 1838 derrocando al jefe de Estado Mariano Vargas, muy cercano a Francisco Morazán y su derrocamiento mostraron las debilidades de la Federación Centroamericana.

En ese marco el congreso dictó la libertad para los estados que integraban la federación y entonces comenzaron a surgir los estados independientes primero Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, proclamando cada uno su independencia. Un poco más tarde los gobiernos de Honduras y Nicaragua se declararon en guerra contra El Salvador.

Morazán defendía a El Salvador del ataque del General Francisco Ferrara que era hondureño y el 8 de julio 1839 Morazán asume de Jefe de Estado de El Salvador, la situación entonces un ambiente de hostigamiento de desintegración de la Federación y para el 18 de marzo de 1840 con un pequeño pelotón logra tomar la ciudad de Guatemala en un último intento por salvar la integración centroamericana, ese suceso lo llevó a un enfrentamiento con Carrera en el cual Morazán salió derrotado.

Santana Hernández afirmó que la personalidad de Morazán era intachable, los que le conocieron señalaron su gran caballerosidad, el escritor salvadoreño, José María Cáceres lo describe: su semblante era sereno, agradable y simpático a su presencia era imposible la enemistad, sus más grandes adversarios se rendían a su irresistible atractivo de su expresión, su modales, sus movimientos, sus palabras eran propios de un caballero de la más admirada y fina educación, jamás se le escapaba una palabra vulgar pero un siquiera una mirada humillante, gustaba poco de diversiones, nada de relajarse, nada que le diera derecho a la morbosidad ni a la calumnia de sus enemigos, tenía afición actitudes graves y decentes, jamás abusó del poder en beneficio propio, todo lo llevó al sello de la más rigurosa austeridad, no como los políticos de nuestros días, resaltó Santana Hernández.

Morazán en su casa no tenía guardia de honor, en los últimos cinco años que gobernó El Salvador, sólo el día de su cumpleaños en 1838 usó traje militar, era grande la humildad la de Morazán. Finalmente Morazán tiene que partir al exilio como todo buen revolucionario de los siglos XIX y XX, así el General Morazán partió de La Libertad, El Salvador rumbo a Costa Rica, luego llegó a Panamá y sigue hasta Lima, Perú.

Luego al enterarse de los inconvenientes que había en CA decide regresar a restablecer la república, llega a El Salvador y de aquí se va a encargar para ir a Costa Rica  a restablecer el orden que ahí se estaba imponiendo y  de ahí va reagrupando hombres en la isla de Martín Pérez en el Golfo de Fonseca organiza un  contingente militar de aproximadamente 500 hombres, por las habilidades políticas, Morazán logró evitar un enfrentamiento con las fuerzas de Braulio Cabrera que gobernaba Costa Rica, fue así como el 13 de abril de 1842 las fuerzas morazanistas logran entrar pacíficamente a la ciudad de San José.

La victoria morazanistas generó un malestar en las fuerzas conservadoras, el 10 de julio de 1849 se formó la Asamblea Constituyente en San José, cinco días después la misma Asamblea nombró a Morazán jefe del ejército nacional y libertador de Costa Rica, con el poder decretado por la Asamblea Constituyente, Morazán se dio a la tarea de reorganizar el ejército y pretender reorganizar la república de América Central.

Sin embargo en Costa Rica no habían buenas condiciones, predominaba un ambiente localista más que un espíritu de integración centroamericana, así en medio de una serie de pugnas Morazán va a ser hecho preso e incluso fusilado el 15 de septiembre de 1842, tres horas antes de su fusilamiento Morazán dictó su testamento en el que replicaba su ideario por la unidad Centroamericana, decía: Declaro que no he merecido la muerte porque no he cometido más falta que darle libertad a Costa Rica y procurar la república, por consiguiente mi muerte es un asesinato, tanto más grave cuanto que no se me ha juzgado, yo no he hecho más que cumplir con las órdenes de la Asamblea Constituyente en consonancia con mis deseos de reorganizar la república Federal Centroamericana. Declaro que mi amor a Centroamérica muere conmigo, excito a la juventud que es la llamada a dar vida a este país y dejo con sentimiento y mi deseo de morir con firmeza antes que dejarlo abandonado al desorden y que desgraciadamente hoy se impone.

Santana Hernández sostiene que a la fecha su ideario sigue presente. A la distancia de aquellos años nació en la Habana, Cuba otro prócer que va ser la continuidad del pensamiento de Morazán y de Bolívar: José Martí. Martí vio sus primeras letras en la calle de Paula número 41 en la Habana, correspondía al barrio de Campeche, en la Habana vieja estaba lleno de indígenas que venían de la península de Yucatán.

Martí a los 17 años fue expulsado a la metrópoli y después de ser encarcelado se va al exilio a España y entra a estudiar a la Universidad Central de Madrid y a la de Salamanca y ahí en el exilio peninsular realizó sus estudios universitarios, decide emigrar a México luego huye a Guatemala en 1875, son los años de la guerra de 10 años en Cuba que se desarrolla de 1868 a 1878 en la que se da el éxodo de cubanos a distintas partes de AL y a los EE. UU.

1875 cuando Martí  arriba a México, había estado de presidente Benito Juárez otro de los grandes próceres que también se había exiliado en Cuba y en los EE. UU., dejó una profunda huella en la vida y obra del apóstol cubano y que tenían la experiencia de las reformas liberales de las que ya había hecho Francisco Morazán en CA, es decir que las reformas liberales en México no fueron nuevas, fueron retomadas de la experiencia CA.

Martí radicó en México desde el 8 de febrero de 1875 hasta el mes de marzo de 1877, durante ese tiempo apuntó con un gran intelectual cubano Ángel Adubier que fueron momentos del exilio político mexicano en los que se dedicó a la labor periodística. El comienzo de la dictadura de Porfirio Díaz lo hizo abandonar México e ir a Guatemala y ahí desarrolla todas sus ideas, conoce a los indios y culturas americanas y va a conocer nuestros próceres latinoamericanos.

Martí entonces toma el ideario de distintos próceres y dentro de ellos el de Francisco Morazán que logró insertarlo en su obra escrita, Martí hizo crónica periodística, ensayo político, crítica artística, poesía, novela, la primera edición de su obras completa abarca 26 tomos. Qué decía Martí de Francisco Morazán: reconozco en Francisco Morazán las cualidades de genio que sin contar con la educación formal, quien fue básicamente autodidacta, alcanzó a ser un portento de sabiduría, es un genio poderoso, un estratega, un orador y verdadero estadista, Morazán era un hombre brillante y de hermosas palabras.

Santana Hernández afirmó que a la época hay pocos hombres de la talla de Morazán, quizás Fidel Castro, Hugo Chávez, el expresidente Pepe Mujica que son presidentes que tienen el modelo emancipatorio, entonces Morazán según Martí tiene todas las cualidades arriba mencionadas.

Sostiene que tanto Morazán como Martí son los próceres que siguen estando presentes en el ideario de la historia contemporánea de la región en especial para los pueblos de Centro América y Cuba que desde el norte de nuestra América resienten más los bloqueos, presiones e intimidaciones de Washington, ese gran poder que representa la potencia hegemónica del siglo XXI.

Expresó que en el caso particular de Morazán representa la clara aspiración para lograr la integración latinoamericana y centroamericana, urgente tarea que todavía está pendiente en nuestro tiempo, en el siglo XXI que cada vez va mostrando mejores rumbos, por ejemplo esta integración se nota en algunas propuestas de acuerdo como la Alianza Bolivariana para los pueblos de nuestra América, el tratado de libre comercio.

Sostiene que se puede apuntar que en gran parte de nuestra América las ideas de Francisco Morazán y José Martí siguen teniendo una gran proyección, sus principios y sus idearios siguen presentes en las luchas del pueblo cubano, salvadoreño, hondureño y cada día vemos algunos ejemplos al encontrar las resistencias y alternativas y la soberanía y autodeterminación, puso ejemplos, la Bolivia de Evo Morales, Cuba de Fidel y Raúl Castro, Ecuador de Rafael Correa, El Salvador de Sánchez Cerén, en Nicaragua con el sandinismo incluso en República Dominicana, con Lula Da Silva de Brasil, Hugo Chávez de Venezuela.

Concluyó con una frase de Martí: Bolívar está presente en nuestra América, están ahí calzadas las botas de campaña, porque Bolívar tiene que hacer en nuestra América todavía y esa es la herencia bolivariana. Y ese es el pensamiento de los distintos próceres de América Latina Simón Bolívar, Manuel Ascencio, José Artiga, José de San Martín, Benito Juárez, Sandino, Farabundo Martí, Monseñor Romero, los ejemplos son numerosos  y la coyuntura que se nos presenta de nueva cuenta, eso es muy importante, al referirse al proceso eleccionario de Honduras si gana la izquierda va a favorecer el proceso de integración latinoamericana y a la avanzada de las fuerzas progresistas se avanzará mucho más para la integración de nuestra América.