Realizan foro a favor del medio ambiente y personas defensoras de Derechos Humanos

  • Miércoles 28 de Noviembre de 2018 | 11:46am

Redacción: Alvaro Carbajal periodista de la Unidad de Comunicaciones

Fotografía: Roberto Galindo

En el marco de las actividades que realizaron la Facultad de Ciencias y Humanidades y la Asociación Pro-Búsqueda para promover un ambiente seguro para los promotores y defensores de derechos humanos, se realizó el Foro: Medio ambiente y personas defensoras de los derechos humanos. La actividad tuvo lugar en la sala de conferencias del edificio Alejandro Dagoberto Marroquín.

                Los ponentes invitados al foro fueron: Alejandro Lenin de Tutela Legal del Arzobispado; Luis Alonso González de la Unidad Ecológica Salvadoreña (UNES); Sonia Sánchez, defensora del medio ambiente de Santo Tomás; y, Vidanila Morales, luchadora contra la minería en el Departamento de Cabañas, todos contaron sus luchas en defensa del medio ambiente desde su propia experiencia.

                Luis Alonso González de la UNES dictó la conferencia El derecho humano al agua  en la que planteó que existe una crisis hídrica en el país que se ha agudizado desde el año 2015, por lo que se hace impostergable una Ley General del Agua, por la que vienen luchando desde el año 2010 pero que los partidos de derecha se han negado a dar sus votos para su aprobación.

                Y agrega que más curioso aún es que a partir del mayo del 2018 aparece nuevamente la amenaza de la privatización del agua en El Salvador con la propuesta de la Ley Integral del Agua que a propuesta de ARENA y apoyada por el PCN, GANA Y PDC han querido aprobar, por ello los movimientos sociales como la iglesia católica, la UCA, la UES han presentados sus propias propuestas para hacer contrapeso a la que pretende privatizar el agua.

                Para el representante de la UES esas propuestas deberían ser aprobadas en la presente legislatura y ser ratificadas en el 2021 y agregó que aunque en la Constitución salvadoreña no esté reconocido el derecho humano al agua, El Salvador en suscriptor de Tratados Internacionales que sí lo contemplan y la Constitución en su artículo 144  reconoce esos tratados como ley en el país, deberían retomarse estas obligaciones que son derechos de todos los sectores.

                Alonso González sostiene que la empresa privada jamás ha reconocido el derecho humano al agua de la población, porqué la empresa su fin es el lucro y generar ganancia para sus propietarios no el bienestar social, por tanto si la ley presentada por FUSADES y avalada por ARENA y demás partidos de derecha que plantea la conformación de una Junta Directiva que iba a gobernar un ente rector del agua, conformado por cuatro privados y un público hubo oposición, porque con eso no se puede garantizar el derecho humano al agua.

                Agregó que cuando la Comisión de Cambio Climático de la Asamblea Legislativa intentó tomar de base la propuesta de FUSADES, hubo oposición de los movimientos sociales exigiendo a los diputados que no privaticen el agua, que no se quiere a la ANEP en el ente rector del agua, que no quieren un ente rector del agua conformado por privados, porque violenta los derechos a los que se refieren los tratados internacionales antes mencionados.

                González sostiene que es urgente se reconozca el derecho humano al agua plasmado en la Constitución, urge una Ley General del Agua que contemple cinco elementos básicos: El reconocimiento humano al agua, La gestión pública del agua, participación ciudadana, visión de cuenca y acceso universal al agua potable y saneamiento.

                Gonzáles, en su ponencia explicó que hay factores que han incidido directamente en el déficit de agua en El Salvador, entre los que mencionó: el cambio climático ha afectado la parte climática en el oriente del país, los incendios forestales generan desastres ecológicos, El Salvador es el país más poblado de América Latina y con menos acceso al agua en Centro América y el acceso al agua no es igualitario.

                Finalmente, Gonzáles explicó que hay fuerzas que dañan el agua: El cambio del uso de los suelos para la agricultura, urbanización y vivienda, expansión de la ganadería, incendios forestales, tala ilegal de árboles y las prácticas agrícolas no sostenibles.