Trata de personas considerada delito de esclavitud moderna

  • Lunes 01 de Octubre de 2018 | 04:11pm

Redacción y fotografía: Alvaro Carbajal periodista de la Unidad de Comunicaciones

La trata de persona es un delito sigiloso y del que cualquiera podemos ser víctimas, además se constituye en un delito de lesa humanidad, dijo Raúl Fuentes de la Unidad de delitos especiales contra la trata de personas de la Policía Nacional Civil (PNC).

En el Foro contra la trata de personas, Fuentes sostiene que en este delito, los delincuentes ven al ser humano como un objeto de comercio, la modalidad más conocida es la explotación sexual y aseguró que en la actualidad la trata de personas es conocida como la esclavitud moderna.

                El agente de la unidad especial de la PNC explicó que los delincuentes utilizan el engaño para atraer a sus víctimas, generalmente ofrecen trabajos con poco esfuerzo, ganar dinero fácil, viajar a otros países o conocer a la persona de sus sueños.

Fuentes dijo que el delito de trata de personas se han clasificado doce modalidades: La esclavitud; la condición de siervo; la explotación sexual; la explotación laboral forzada; El trabajo o servicios forzados; la mendicidad forzosa; actividades delictivas a menores de edad; la adopción ilegal; matrimonio forzado; tráfico de órganos; experimentación biomédica ilícita en seres humanos.

            Fuentes finalizó su participación citando el artículo No. 54 de la Ley Especial contra la Trata de Personas que se refiere al delito y que es castigado con 25 años de cárcel, recomendó llamar a la PNC o a la Fiscalía General de la República para denunciar cualquier caso de este tipo.

            Otra de los ponentes fue Luz Elena Rivas, representante y asistente legal de U.S. COMMITTEE FOR REFUGEES AND IMMIGRANTS, (USCRI), quien contó el trabajo que ese organismo realiza en favor de migrantes que han sido víctimas o están en riesgo de trata de personas.

                Elena Rivas dijo que el objetivo del proyecto USCRI brinda servicios integrales a las víctimas de trata de personas atendiendo a personas en México y el triángulo norte; sostiene que este delito es una grave violación a los derechos humanos y USCRI ofrece asistencia legal, atención psicológica para la reinserción a la vida productiva o profesional.

            Afirmó que la institución que representa ofrece ayuda a jóvenes retornados y aquellos que no han tenido experiencia migratoria pero que están en riesgo o han sido víctimas de la trata de personas que tengan entre 14 y 30 años.

            Rivas informó que el proyecto USCRI se encuentra básicamente en tres departamentos: Chalatenango, San Salvador y Usulután; los equipos técnicos destacados trabajan en la recopilación de datos, reinserción laboral y evaluación de impacto del proyecto, además de la asesoría legal.

            Por su parte, la Licda. Vanesa Martínez  subdirectora de defensa de los derechos individuales del Consejo Nacional de la Niñez y la Adolescencia (CONNA), en su ponencia, abordó el delito de la trata de personas que afecta a los niños y adolescentes.

            Sostuvo que los niños y adolescentes son más susceptibles de ser víctimas del flagelo de la trata de personas, porque la parte frontal del cerebro que es capaz de descubrir o alertar del peligro se desarrolla hasta los 21 años, es por ello que recomienda a los adultos a estar siempre alerta al cuidado de los niños.

            Martínez advierte que después del narcotráfico, la trata de personas está catalogado como el negocio ilícito más rentable; también ilustró algunas estadísticas de cuántos niños han sido víctimas de trata de personas, en el año 2014, 55 niños; 2015, 26 niños; 2016, 34 niños y 2017, 17 niños.

            Martínez dijo que el marco normativo que protege a los niños y adolescentes del flagelo de la trata de personas es amplio; la LEPINA en el artículo 4; la Convención sobre los derechos del Niño artículos 35 y 38; el Protocolo Facultativo de la Convención de los derechos del Niño; Convenio 182 de la OIT, prohibición contra las formas de trabajo infantil y la Ley Especial contra la Trata de Personas.

            Martínez expuso algunas conclusiones: que es el Estado el principal responsable de garantizar la protección de niños y adolescentes frente al delito de la Trata, pero también de la sociedad y la Familia; la participación de los medios de comunicación son importantes para informar y educar a las comunidades sobre el peligro de la trata de personas.

            Agregó que es importante que la juventud aprenda a distinguir las falsas promesas de empleo para no ser víctimas de la trata de personas, finalmente es importante la denuncia ciudadana ante un crimen tan sigiloso.

            El foro sobre la trata de personas fue organizado por la Red de Educación Inicial y Parvularia de El Salvador (REINSAL) en coordinación con el Departamento de Ciencias de la Educación, tuvo lugar en el auditórium No. 4 de la Facultad de Ciencias y Humanidades el 28 de septiembre de 2018.