Universitarios estudian el fenómeno de las Fake News

  • Miércoles 13 de Marzo de 2019 | 03:55pm

Redacción: Alvaro Carbajal periodista de la Unidad de Comunicaciones

Fotografías: Roberto Galindo

El Dr. Adelino Braz, profesor y doctor en Filosofía de la Universidad de la Sorbona y Director del Instituto Francés para América Central (IFAC) dictó la conferencia El tiempo de la desinformación, promoción y mecanismos de las FAKE NEWS. La actividad tuvo lugar en el auditórium No. 4 de la Facultad de Ciencias y Humanidades el 12 de marzo de 2019.

            Para Braz el término Fake News es de actualidad y para validar su tesis aseveró que fue utilizado  un millón trescientas mil veces en las redes sociales, y en twitter en un año entre julio de 2017 y 2018 fue utilizado 14 millones de veces, a partir de lo cual la consideró una nueva palabra que merece especial atención de parte de los comunicadores sociales.

            El académico francés dijo que se debe estudiar el término FAKE NEWS, para comprender qué significa, cómo se construye, cómo se difunde y cómo se puede luchar  contra ese fenómeno mediático.

            El filósofo sostiene que con internet y las redes sociales se creó un instrumento increíble de acceso indefinido a la información y eso tiene que ver con un elemento importante que gracias a internet, el conocimiento, en principio se democratizó, basta tener un teléfono para buscar alguna información, eso hace 25 o 30 años era impensable.

            Dijo que cualquier persona que tenga acceso a internet y a las redes sociales puede decir a nivel público lo que piensa, mas sin embargo eso tuvo un efecto todo lo contrario porque internet generó desinformación y contrainformación, en ese contexto lo que internet realizó fue manipular la información y la opinión pública.

            Braz cuestiona el cómo es posible que internet y las redes sociales, en lugar de marcar un progreso de nuestra civilización, generó un proceso de retroceso de civilización en el cual en lugar que una persona conserve su sentido crítico, lo que más hace sin darse cuenta es ser manipulado por la información que recibe del exterior.

            A partir de lo anterior planteó que se entiende que FAKE NEWS  es un concepto polimórfono que para comprenderlo cuáles son los diferentes cursos de las FAKE NEWS, cuál es el papel de la persona que difunde las FAKE NEWS, con qué contenidos y qué técnicas utiliza para que eso funcione.

            Sostiene que FAKE NEWS viene del inglés que significa imitar, es decir, una información falsa que se hace pasar por verdadera, una cosa peor porque tiene todo el aspecto lingüístico y visual por informaciones verdadera y hay quienes ni se interrogan por si un saber es información falsa o no.

            Para sustentar su argumentación, Braz rememoró la distinción que hace el filósofo Platón de su libro El sofista en el cual realiza una distinción del sentido de las palabras en la que decía cuál puede ser el problema que existe con la distinción de las palabras, en la manera como uno piensa el poder de las palabras.

Agregó: Platón decía que si uno quiere descifrar una palabra es como un ícono, que es una huella que se ve en el piso y que no se confunde con el pie o la marca que se hizo la huella, por eso el ícono es una huella en el cual se hace la diferencia entre esa señal y lo que esa señal designa, ese es el verdadero sentido de las palabras.

            Argumentó que cuando uno utiliza una palabra no es la cosa en sí misma, es solo un signo lingüístico que representa una cosa y ejemplificó que cuando uno dice mesa estoy utilizando una palabra para mencionar algo que no es una palabra, hay una diferencia.

            Para Braz hay un segundo problema que las palabras son arbitrarias, yo hubiera podido llamar mesa de otra forma si nos hubiéramos puesto de acuerdo con otro vocablo y eso es importante porque con las palabras yo puedo decir lo que quiera y puedo hacer creer lo que yo quiero a la gente que está a mi alrededor.

            Un tercer problema es cuando uno hace uso de las palabras ídolos, que es cuando la copia de una cosa se hace pasar por el original, a diferencia del ícono que hay una distancia entre la palabra y la cosa y eso es posible porque el marco ético tiene un enorme poder que hace creer cosas que no existen.

            Argumentó que las palabras tienen tres características: la palabra es una cosa arbitraria; son polisémicas o tienen varios sentidos; y tercero, quien le garantiza que la otra persona con la que usted dialoga está entendiendo lo mismo que lo que usted le quiere decir.

            A partir de lo anterior, Braz sostiene que cuando se pone todo lo anterior junto tenemos una fabulosa herramienta para producir FAKE NEWS, tenemos el poder de las palabras para poder hacer creer lo que yo quiero a la gente y sin que la gente se dé cuenta; de aquí nace la pregunta qué tipo de FAKE NEWS hay y cómo se construyen y solo son posibles porque existe el poder del lenguaje.

            Aseguró que las personas que producen FAKE NEWS son personas que dominan muy bien el lenguaje y que sabe utilizar formas lingüísticas que provocan emociones y pueden convencer y hay diferentes formas de FAKE NEWS:  de desinformación, de propaganda, de complotismo, de opinión y de apreciación de ofensa.

            Braz explicó que es lo que hace que una FAKE NEWS  pueda convencer a una persona, qué hace que el poder de las palabras que yo les divulgue una información que es falsa y que usted en ningún momento se entere que no es verdad, para lo cual hay que tener presente tres elementos: 1.- una FAKE NEWS solo es posible si la información que una da es probable; 2.-  Las FAKE NEWS funciona si la persona que la emite tiene credibilidad, y tercero si la información que usted da pega en el espíritu de la persona que la recibe, o si le llama la atención.

            Dijo que después de lo anterior lo que sigue es la difusión de la información en las  FAKE NEWS, lo cual tiene cuatro etapas: 1. La publicación, 2. divulgación, 3. Debe ser creíble y 4. La institucionalidad, esto lo vuelve más creíble.

            Más adelante Braz, se enfocó en cómo y qué se puede hacer frente a las  FAKE NEWS  y los periodistas están involucrados directamente con esta parte, y para ello se debe tener claro que las noticias falsas no son nuevas, ya existe desde HOMERO, lo que pasa es que las redes sociales sirven para manipular la información.

            Braz, a partir de la obra de Tucidides, La Historia de la Guerra del Peloponeso, que relata como reconstruir la verdad histórica, propone: 1. Siempre se debe dudar de la información que se recibe; 2. Confrontar las fuentes de información o verificación de la información; 3. Hacer la distinción entre la causa próxima y la causa lejana de un evento que nos permita dar una visión distinta del evento que pasó.

            A partir de lo anterior, el académico sostiene que con la invención del internet, los seres humanos perdieron el sentido crítico, y es porque se da una anulación del espacio y el tiempo está reducido, lo cual se traduce en la pérdida del sentido crítico y por eso las FAKE NEWS tienen tanto éxito, porque saben que las personas no van a tener tiempo de verificar la información.

            Braz al referirse a cómo han impactado las FAKE NEWS, estima que se ha pasado de un periodismo de investigación a hacer periodismo de sensacionalismo y preguntó qué se puede hacer frente a eso, dos cosas: 1. Educar, que el sistema de educación siempre explore la posibilidad de alimentar y ofrecer el sentido crítico en el estudiante. 2. Los periodistas están sometidos a un código de ética.

            Para el intelectual en el código de ética los periodistas tienen varios elementos: 1. Elegir información que sea de interés general, 2. Información factual, 3. Verificar la información; y para fortuna de los periodistas hay fuentes que son creíbles que se llaman agencias de prensa.

            Recomienda que, un periodista no puede responder a su verdadero papel si pierde esa exigencia de objetividad y sentido crítico, el valor de un periodista radica en que la información que da es información verificada y lo más objetivamente posible, y más allá de eso en el tratamiento de información esa es una exigencia del ciudadano.

            Adelino Braz concluye que lo que está en juego con las FAKE NEWS, para el ciudadano es la pérdida del sentido crítico, donde ya no existe la libertad de expresión.