El folklor salvadoreño entre Feliciano Ama y Morena Celarié

  • Jueves 01 de Octubre de 2015 | 03:21pm

(Redacción: Alvaro Carbajal)

(Fotografía: Roberto Galindo)

La Secretaría de Arte y Cultura desarrolló el Festival de Arte y Cultura los días 29 y 30 de septiembre de 2015, la actividad se desarrolló en las instalaciones del Teatro Universitario. En ese marco fue invitado Marcial Isidro Gudiel Meneses, quien desde 1976 forma bailarines de Folklor en el País, desde la Secretaría y Deportes, del Ministerio de Educación. La participación de Guidiel Meneses en el conversatorio, la denominó: EL Folklor en El Salvador.

                Gudiel Meneses sostiene que cuando llegaron los españoles a El Salvador, lo primero que hicieron fue montar danzas de historiantes, pero no de moros y cristianos, si no de españoles e indios y empiezan a mostrar la conquista de México, la batalla que se dieron en la conquista.

                Aquí en El Salvador las danzas de historiantes, los indios la enfocaron, desde la época colonial, para homenajear al santo patrono. Los curas de la época colonial vieron eso con agrado, pero no sabían que escondía realmente la danza de historiantes: el indio a través de la danza de historiantes buscó hacer conciencia a la gente que los moros son el sistema gobernante, los cristianos son el pueblo y que con la ayuda de Dios y el Santo Patrono logran al fin hacer que el sistema atienda sus necesidades.

                Cuenta que en la época del 32, el general Martínez se enteró de el levantamiento indígena y hubo un indio llamado Feliciano Ama: indio bien hecho, un poco piernas “cutas”, pero su estómago bien formado, fuerte, indomable. Ama fue asesinado en el parque central de Izalco, murió ahorcado, dice Gudiel Meneses; la masacre de indígenas izalqueños fue tal que incluso en esa fecha era prohibido ser indio.

                Por esa razón es que todo el traje típico salvadoreño murió en todo el país, pero no en Izalco, “que gente más rebelde la de Sonsonate”, dice Meneses, es el único traje típico que existe y sobrevivió a 32 años de sometimiento. Tres décadas después a los sucesos del 32 aparece Morena Celarié.

Celarié era una mujer con un problema físico provocado por la poliomielitis que casi la deja paralítica, ella le ofrece a la virgen de Guadalupe que si la salva ella se va a vestir de blanco toda la vida, se curó y ella se vistió de blanco como prometió, cuenta Gudiel Meneses.

Aquí entra el paradigma de la educación, indudablemente introducir la danza a la educación formal era la idea que tenía Morena Celarié.

 A Celarié le llega la oportunidad de una beca para estudiar folklor en México, después regresa con mucha pasión y entusiasmo a fomentar el movimiento de falda y ya con ese conocimiento su progenitora la introduce como maestra de danza en la escuela.

Como la danza de Morena Celarié era una cosa novedosa después de 32 años que hasta mencionar los indios era delito, ella abre la brecha para que personas como el mismo Isidro Gudiel Meneses sobrevivan, narra el mismo Meneses.

Recuerda que Morena Celarié aprendió mucho: “simplemente se fajó con la danza de México”, fotografías de ella con trajes que no son nuestros y con los conocimientos académicos de la educación formal se hizo dueña de lo que aprendió y comenzó a trasmitirlo en la escuela salvadoreña, explicó Gudiel Meneses.

                En 1972 fallece Morena Celarié, sus alumnos sostiene la escuela de danza, ahí aparece Gudiel Meneses, luego incursionó en el baile del flamenco y enfatiza que por eso los sonsonatecos tienen sangre gitana, por eso es que las procesiones de semana santa y las fiestas patronales son de esa calidad.

                Con la experiencia ganada con la Danza y el Flamenco, Gudiel Meneses empezó a desarrollar la técnica para hacerla accesible a cualquier ritmo de aprendizaje y a cualquier capacidad, habilidad de una persona y a cualquier edad, porque lo ha experimentado con personas de cualquier edad, dijo Meneses.

                Gudiel Meneses sostiene que para desarrollar con destreza la danza folklórica es necesario investigar, una de las cosas que es necesario en el folklor es darle el carácter, transmitir que verdaderamente somos indios.

                Concluye “si ustedes son parte de un grupo de danza folklórica les sugiero que vayan a los pueblos y vean a la gente nativa, obsérvenla para que a la hora de bailar traten de proyectar esas conductas”.