Piden reabrir investigación por el asesinato de Monseñor Romero

  • Jueves 23 de Marzo de 2017 | 01:21pm

Por: Clanci Rosa

Esta mañana abogados de Tutela Legal  presentaron en el Juzgado 4° de instrucción de San Salvador una solicitud para reaperturar  la investigación  del asesinato del beato, Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Monseñor Romero fue asesinado un 24 de marzo de 1980 en plena  Guerra civil. Aunque el Informe de la Comisión de la Verdad señala nombres de los culpables, nadie fue enjuiciado y castigado.

El informe de la Comisión concluyó lo siguiente:

1. El ex -Mayor Roberto D’Aubuisson Arrieta dio la orden de asesinar al Arzobispo y dio instrucciones precisas a miembros de su entorno de seguridad, actuando como “escuadrón de la muerte”, de organizar y supervisar la ejecución del asesinato.

2. Los capitanes Álvaro Saravia y Eduardo Ávila tuvieron una participación activa en la planificación y conducta del asesinato, así como Fernando Sagrera y Mario Molina.

3. Amado Antonio Garay, motorista del ex – Capitán Saravia, fue asignado para transportar al tirador a la Capilla. El señor Garay fue testigo de excepción cuando, desde un volkswagen rojo de cuatro puertas, el tirador disparó una sola bala calibre 22 de alta velocidad para matar al Arzobispo.

4. Walter Antonio “Musa” Alvarez, junto con el ex – Capitán Saravia, tuvo que ver con la cancelación de los “honorarios” del autor material del asesinato.

5. El fallido intento de asesinato contra el juez Atilio Ramírez Amaya fue una acción deliberada para desestimular el esclarecimiento de los hechos.

6. La Corte Suprema de Justicia asumió un rol activo que resultó en impedir la extradición desde los Estados Unidos, y el posterior encarcelamiento en El Salvador de ex – Capitán Saravia. Con ello se asignaba, entre otras cosas, la impunidad respecto de la autoría intelectual del asesinato.

¿Por qué hoy?

Finalizada la Guerra, un año después, en 1993 se aprobó la famosa Ley de Amnistía que ataba los brazos de la justicia. El proceso estaba en fase instrucción, según los abogados se estaba a punto de procesar al capitán Alvaro Saravia a la hora de aprobar la Ley de Amnistía.

Sin embargo, el año pasado se declaró inconstitucional esta Ley por la Corte Suprema de Justicia y se abrió una nueva posibilidad para acceder a la Justicia.

El documento está firmado por el hermano del Beato, Gaspar Romero Galdámez.

Abogados de Tutela Legal y familiares del Mártir enfatizan que no buscan venganza sino verdad, que los y las salvadoreñas conozcan la verdad de los hechos.

Esta petición se realiza en el marco de la conmemoración del 37 aniversario de su asesinato.

“Este es el pensamiento fundamental de mi predicación: nada me importa tanto como la vida humana. Es algo tan serio y tan profundo, más que la violación de cualquier otro derecho humano, porque es vida de los hijos de Dios y porque esa sangre no hace sino negar el amor, despertar nuevos odios, hacer imposible la reconciliación y la paz. ¡Lo que más se necesita hoy aquí es un alto a la represión! ” (Homilía 16-03-1980).