Universitarios estudian historia de los movimientos artísticos en América Latina

  • Viernes 25 de Noviembre de 2016 | 11:54am

Redacción: Alvaro Carbajal, periodista de la Unidad de Comunicaciones

Jorge Amaya, profesor de la Universidad Autónoma de Honduras y con un Doctorado en  Estudios Iberoamericanos de la Universidad Complutense de Madrid, ofreció la conferencia: “Arte, política y nación en América Latina en el Siglo XIX y principios del Siglo XX”, la actividad tuvo lugar en las instalaciones de la Escuela de Artes el 24 de noviembre del presente año.

                Amaya explicó que su ponencia versa sobre una perspectiva novedosa del arte, que analiza  arte en sus relaciones con la política y con la construcción de los Estados nacionales y de la identidad nacional en Centro América (CA) y América Latina (AL).

                Dijo que su ponencia sistematiza y abarca el periodo de lo que muchos historiadores han dado  en llamar la época Liberal, que va desde las reformas liberales de 1870 hasta 1930, después de la crisis de la caída de la bolsa de valores en 1929 y que se abre un nuevo ciclo, no sólo en la historia de América Latina si no en el mundo.

                Agregó que intentará explicar cómo es que se da esa relación entre Arte, política, sociedad y construcción de imaginarios nacionales desde México y tres países de América Central, Costa Rica, Honduras y El Salvador.

                Amaya sostiene que en el momento de la transición de la época colonial y los procesos de emancipación  a principios del siglo XX, marcó una transición radical en la creación artística en AL y lo que hicieron los países que se independizaron de España fue crear una estética nacionalista o un arte republicano, recrear a través del arte imaginarios de nación para que el pueblo se legitimara frente a estas nuevas formaciones de políticas que eran republicanas.

                Dicho de otra forma se pasó de lo que es un arte barroco o sacro a un arte republicano que es un arte profano con nuevas temáticas, de ahí que durante los procesos de independencia política AL a comienzos del S. XIX el arte juega un papel fundamental en la construcción de las identidades igualmente fue un arma que en manos de la clase dominante se convirtió en una herramienta eficaz de cohesión y control de opinión pública.

Agregó que en otras palabras las manifestaciones artísticas fueron objeto de construcción de discursos nacionales, muchos de ellos derivados del proceso de la Revolución Francesa que aniquila el antiguo  régimen y tiene que crear nuevos imaginarios políticos, culturales, artísticos, aniquila la idea de la madre patria que era España, y aparece un nuevo imaginario: la libertad, en la cual la gran mayoría de la población es analfabeta por eso se recurre primariamente al arte.

Sostiene que para AL era difícil desligarse de esa influencia artística que había heredado la iglesia católica durante más de 200 años de dominación colonial, en el cual casi todo el arte era de carácter religioso, donde la escultura era para hacer santos, la pintura para hacer a Jesucristo y los santos, entonces para las nuevas naciones era difícil crear nuevas estéticas, la influencia española siempre perduró pero al final se dio una ruptura.

Hubo necesidad de emancipar mentalmente a los pueblos de AL a través del fortalecimiento de las identidades creando con ello lo que se conoce como estética artística republicana.

Amaya para sustentar su tesis, en la ponencia, trajo ejemplos del arte barroco plasmado en la arquitectura, como lo es Antigua Guatemala, pero que deja de dominar este tipo de arte y da paso en lo que da en llamar las estéticas de la era liberal, con el arte profano y arte Laico.

En la era liberal republicana, el arte trata de construir un arte nacional aunque se evocaban  a artistas europeos como Eugene Delacroix, Jaques Lowis, David Ingres, Thomas Cole, Courbe Mellet, entre otros.

El Conferencista para ilustrar los cambios que se va experimentando en el arte, lo hizo con obras de reconocidos artistas de cada país, en el caso de las obras realistas en AL, pinturas academicistas, el retrato de Pelegrí Claré, las obras de José María Velasco, temáticas vinculadas al paisajismo.

Otros artistas que citó fueron: Felipe Gutiérrez, Julio Ruelas, Luis Coto Maldonado, Felix Parra, José María Obregón, Juan Ortega, Rodrígo Gutiérrez, Landro Izaguirre, entre otros. Además, mencionó artistas de Centro América, entre ellos Ezequiel Gamero, Enrique Echeverría, Carlos Zúniga Figueroa y Pablo Zelaya Sierra.

En el caso de El Salvador, mencionó a José Manuel Vides, Salarrué, José Emilio Alcaine, arquitecto que construyó el Palacio Nacional en 1905, Valero Lecha (español), Luis Alfredo Cáceres, Camilo Minero, y Roberto Huezo, entre otros.